Saltar al contenido

Dejar de fumar: Consejos para abandonar el tabaco

Si deseas dejar de fumar, puedes hacer pequeños cambios en tu estilo de vida que puedan ayudarte a resistir la tentación de encender un cigarrillo. En este post te traemos grandes consejos para abandonar el tabaco y cuidar la salud.

Sé siempre positivo

Los mejores consejos para abandonar el tabaco y en consecuencia dejar de fumar

Es posible que hayas tratado de dejar de fumar antes y no lo hayas logrado, pero no permitas que eso te desanime, al revés, utilízalo para actuar con más fuerza y determinación. Mira hacia atrás, aprende de tus errores y piensa cómo lo puedes lograr esta vez.

Haz un plan para dejar de fumar

Hazte una promesa, fija una fecha y cúmplela. Cumplir con la regla de “no pensar en fumar” ayuda y mucho.

Cada vez que te encuentres en dificultades, dite a ti mismo: “No tengo ganas”, y pronto se te pasará esa necesidad de fumar

Piensa con anticipación en los momentos en que podría ser difícil evadir el tabaco (cuando estás con tus amigos, por ejemplo) y planifica premeditadamente tus acciones y rutas de escape para evitar fumar.

Considera tu dieta

La dieta puede tener efectos negativos o positivos en tus ganas de dejar de fumar

¿Después de cenar necesitas fumarte un cigarro? Un estudio de EE.UU. afirma que algunos alimentos, incluida la carne, hacen que los cigarrillos sean más satisfactorios.

Otros, como queso, frutas y verduras, hacen el efecto contrario, los cigarrillos tendrán un sabor menos satisfactorio. Así que cambiar tu bistec o hamburguesa habitual por una pizza vegetariana de vez en cuando podría ayudarte.

También es posible que desees cambiar tu rutina después de las comidas. Puede ayudarte levantarte y lavar los platos de inmediato o instalarte en una habitación donde no haya ningún olor a tabaco.

Cambia tu bebida

El mismo estudio de EE.UU afirma que las bebidas gaseosas, el alcohol, la cola, el té y el café hacen que los cigarrillos sepan mejor.

Entonces, cuando salgas, bebe más agua y zumo. Algunas personas encuentran que simplemente cambiar su bebida afecta a su necesidad de fumarse un cigarrillo.

Mantén tus manos y tu boca ocupadas

La terapia de reemplazo de nicotina puede duplicar tus posibilidades de éxito para dejar de fumar en muy poco tiempo.

Además de parches, existen tabletas, pastillas, chicles y aerosoles nasales. Y si te gusta sostener un cigarrillo, también hay productos portátiles como el inhalador o los cigarrillos electrónicos.

Cuando estés fuera, intenta tener tu bebida en la mano con la que generalmente sostienes un cigarrillo, o bebe de una pajita para mantener tu boca más ocupada.

¡Muévete mucho!

Hacer ejercicio disminuye tus ganas de fumar tabaco

Una revisión de estudios científicos ha demostrado que el ejercicio, incluso una caminata o estiramiento de 5 minutos, reduce las necesidad de fumar y puede ayudar a tu cerebro a producir químicos que reducen ese anhelo de humo.

Incluso, el ejercicio puedes hacerlo en casa y estarás logrando muchas cosas positivas para mejorar tu salud en general. Quemarás calorías, mejorarás tu metabolismo, reducirás el estrés y fortificarás tus músculos para que sean más fuertes y resistentes.

Identifica cuando necesitas un cigarrillo

Un antojo puede durar 5 minutos. Antes de rendirte, haz una lista de estrategias de 5 minutos. Por ejemplo, si estás en una fiesta, puedes salir de ella por un minuto, bailar o ir a tomar algo.

Y sobre todo, piensa en esto: La combinación de fumar y beber aumenta tu riesgo de cáncer de boca por 38 veces. Será motivo suficiente para olvidarte de fumar un cigarrillo.

Recuerda los beneficios de dejar el tabaco

Dejar de fumar reduce los riesgos cardiovasculares. Solo 1 año después de dejar de fumar, tu riesgo de sufrir un ataque cardíaco disminuye enormemente.

Al cabo de 3 o 4 años después de dejar de fumar, tu riesgo de accidente cerebrovascular puede reducirse a aproximadamente al de un no fumador.
Si dejas de fumar, tus riesgos de cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga disminuyen a la mitad en 5 años.

Diez años después de dejar de fumar, tu riesgo de morir de cáncer de pulmón se reduce a la mitad.

Obtén ayuda para dejar de fumar

Obtener ayuda para dejar de fumar en centros de salud y programas de apoyo

Si tus amigos o familiares también quieren renunciar, sugiéreles que renunciéis juntos. Existen distintos centros de salud y programas de apoyo para dejar de fumar, sólo es cuestión de querer y buscar esa ayuda que tanto necesitamos algunas veces.

Haz una lista de razones y motivos para dejar de fumar

Sigue recordándote cada vez que lo necesites por qué tomaste la dura decisión de dejar el tabaco, necesitas una motivación que te recuerde el porqué y gracias a esta acción irás experimentado resultados muy positivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.